Lechuga hoja de roble, riza y lisa trocadero ¿cuál es la mejor opción?

En:

Es posible que consumas lechuga habitualmente en tus ensaladas, pero ¿has pensado en incorporar a tu dieta distintos tipos de esta verdura para mejorar tu dieta? Te describimos cuáles son los distintos tipos de lechuga y qué ventajas te aporta cada uno de ellos.

Lechuga hoja de roble

Su nombre proviene de su similitud con las hojas del árbol homónimo. Es menos conocida que otras variantes de lechuga, pero se caracteriza por aportar una textura muy concreta y un sabor ligeramente amargo. Los tonos morados y verdes que aporta a cada ensalada son muy característicos. Respecto a su aporte nutricional destacamos su elevada cantidad de vitamina C, fibra y ácido fólico. Al mismo tiempo, aporta agua y Omega 3. Combina muy bien con otras verduras, con pescado y con cualquier ingrediente al ser más recia de lo habitual y soportar muy bien el grado de humedad que pueda aportarle el aliño que utilices.

Lechuga rizada

Su nombre proviene del rizado de los bordes de sus hojas de color verde. Es más crujiente que otras variantes y se emplea a menudo para darle una pincelada de volumen y de color a cualquier ensalada o bocadillo. Aporta vitaminas A y K, ácido fólico, fibra, minerales y potasio. Es muy frecuente combinarla con otras verduras (tomate y cebolla principalmente) y con conservas para darle al plato un toque distinto.

Lechuga lisa o Trocadero

Es la más utilizada y se caracteriza por tener unas hojas largas y finas. Su color verde es muy reconocible, aunque si se deja madurar más tiempo suelen aparecer tonos ocres en los bordes de sus hojas. La textura es más tierna, pero su sabor tiene un regusto intenso, aunque dulce. Es muy aconsejable para ensaladas y bocadillos. Está compuesta de agua en un 95 % y aporta vitaminas A y C. Respecto a los minerales, contiene sodio, calcio y potasio.

¿Por qué deberías añadir lechuga a tu dieta habitual?

Porque cada 100 gramos contienen 15 calorías, proteínas (1, 36 gramos), fibra (1,5 gramos) y grasa (0,15 gramos). Su versatilidad juega a tu favor para tomarla como prefieras. Te aconsejamos que no te ciñas exclusivamente a la ensalada o a los bocadillos. Te proponemos algunas ideas que van a sorprenderte.

Recetas con lechuga

Una de las más sencillas tiene tintes orientales al ubicarse su origen en Tailandia. Solo tienes que poner agua a hervir en una cacerola, pasar la hoja de lechuga que prefieras unos segundos por el agua caliente y cuando compruebes que pierde su textura retirarla. Deja escurrir y rellena con cualquiera de nuestras conservas (te recomendamos el atún y el pez espada entre otras opciones). Añade una salsa o unas especias y cierra la hoja dándole forma de paquete o de rollito. Al mismo tiempo, una hoja de lechuga puede servirte como base para presentar un aperitivo algo más elaborado. No nos referimos a que la cortes para que cubra el fondo del plato, sino a que la utilices como cuchara. Lava bien las hojas, sécalas con un papel de cocina y coloca encima, por ejemplo, nuestros mejillones o navajas en conserva. Un poco de sal y pimienta, así como perejil fresco, serán suficientes para crear un aperitivo excelente. Respecto a las ensaladas, es recomendable salir de lo mismo de siempre. Intenta añadir queso gallego, pescado en conserva u otros ingredientes que provoquen un contraste de sabores tan interesante que suponga un reto para tu paladar. Si lo tuyo es lo clásico, disponemos de un atún excelente que te ayudará a darle un matiz gustativo distinto a tu próxima ensalada. No olvides que cualquier tipo de lechuga también es apta para preparar una tortilla, un arroz o un buen cocido. Se trata, en definitiva, de conseguir que el sabor del plato sea el único protagonista. Si, además, vas a reducir la cantidad de calorías del plato, pero sin renunciar al sabor, la lechuga puede convertirse en la clave de tu cocina.

Algunas curiosidades de la lechuga

Si vas a comerla en ensalada, es preferible que lo hagas durante la cena, ya que te ayudará a dormir mejor que nunca. Las culturas más antiguas incluso la consideraban un afrodisíaco que ayudaba a tener relaciones más placenteras gracias a sus múltiples propiedades. Es importante subrayar que esta verdura conserva sus propiedades siempre que la compres entera y que la cortes tú personalmente. Las ensaladas que vienen en una bolsa pueden ser muy prácticas, pero la mezcla de verduras y el empleo de sustancias para que duren más de 30 días no son demasiado recomendables. Por ello, en nuestra tienda pensamos en adquirir esta verdura directamente a los campesinos gallegos para que fuera del huerto a tu mesa y con un precio adecuado. Trabajamos con agricultores de Mondoñedo (Lugo) que apuestan por un tipo de cultivo sostenible y tradicional en el que no se utilizan pesticidas químicos o sustancias que pueden alterar tu salud o el sabor de cada lechuga.

Haz tu pedido ya

Accede a nuestra web, busca en el menú superior la opción «productos» y luego haz clic en «de la huerta». Ahí verás todo tipo de propuestas y tendrás la opción de ampliar la información de cada producto. No te resignes a consumir la clásica verdura de supermercado proveniente de otros países, cortada sin madurar y con muchísimos conservantes. Degusta las delicias de la huerta gallega y notarás que comer lechuga es tan saludable como adecuado para quien, como tú, busca un extra de sabor en cada una de sus preparaciones. Nuestro servicio de atención al cliente está preparado para atender tus pedidos y para resolver cualquiera de tus dudas. Será un placer atenderte e indicarte cuáles son los productos más aconsejables para tu despensa. Ha llegado el momento de comenzar ya a darle el protagonismo que se merece a la lechuga. Conviértela en el eje de tus ensaladas y recetas para cuidarte y para sorprender a toda tu familia con tus nuevas recetas.

*la fotografía es una sugerencia de preparación.

Relacionados por Etiquetas

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre